Relevo en el mando del Grupo de Caballería “Santiago” I/12

De orden de Su Majestad el Rey, se reconocerá al teniente coronel Don Sergio Martínez Ordóñez como jefe del Grupo de Caballería Ligero Acorazado “Santiago” I/12, respetándole y obedeciéndole en todo lo que mandare concerniente al servicio. ¡Viva España!“.

Con esta fórmula tradicional, que recoge el artículo 430 de las Reales Ordenanzas del Ejército de Tierra, pronunciada por el coronel Juan José Soto, jefe del Regimiento de Caballería “Farnesio” 12, tomaba posesión el viernes 11 de septiembre el teniente coronel Martínez Ordóñez como nuevo jefe del Grupo de Caballería “Santiago” I/12.

La ceremonia, celebrada en la Base Militar “El Empecinado”, estuvo presidida por el general jefe de la Brigada “Galicia” VII, Luis Cortés Delgado, a quien le rindió los honores el primer escuadrón ligero acorazado del Grupo “Santiago”.

El general jefe de la Brigada “Galicia” VII, Luis Cortés Delgado, pasa revista al escuadrón que le rindió honores. © Fuerza Terrestre (FUTER)/RC “Farnesio” 12

El relevo queda patente, de manera simbólica, en el momento en el que el jefe saliente, el teniente coronel Ángel Espiga, ordena a la fuerza que rinde honores “Sobre el hombro” antes de que se lea la fórmula protocolaria. Una vez terminada ésta, el jefe entrante a su vez ordena deshacer el movimiento. El relevo queda reafirmado con la entrega del guión de mando de la Unidad entre ambos jefes.

Entrega del guión de mando del GCLAC “Santiago” I/12, entre los jefes saliente y entrante. © Fuerza Terrestre (FUTER)/RC “Farnesio” 12

El teniente coronel Martínez Ordóñez pertenece la LVI promoción del Arma de Caballería, y con anterioridad ya estuvo destinado en el Regimiento de Caballería “Farnesio” 12, en los empleos de teniente y capitán. Estuvo al mando de una de las secciones del escuadrón de Caballería que formó parte de la agrupación española KSPAGT IX, desplegada en Kosovo entre marzo y septiembre de 2003.

El teniente Martínez Ordóñez, durante el despliegue en Kosovo, año 2003. © RC “Farnesio” 12
A la izquierda, el por entonces teniente Martínez Ordóñez, en el VEC “Cazador”, durante el despliegue en Kosovo, año 2003. © RC “Farnesio” 12

La operación “Balmis”, en cifras

Por sus frutos los conoceréis. ¿Acaso se recogen uvas de los espinos, o higos de los abrojos?” (Mateo 7, 16)

Más de 250 años después de su proeza, el nombre del médico militar Francisco Javier Balmis (Alicante, 1753) ha vuelto a la actualidad, tras la decisión del Estado Mayor de la Defensa de bautizar con su nombre la operación desarrollada por las Fuerzas Armadas en apoyo a las autoridades para frenar los efectos de la epidemia de la COVID_19.

20200410 Dueñas 01
10 de abril. Patrulla en Dueñas (Palencia) © RC “Farnesio” 12

Tras 98 días de despliegue, los números proporcionados por el Ministerio de Defensa al hacer balance, son apabullantes: han  participado más de 188.000 militares, se han realizado más de 20.000 intervenciones, que incluyen labores de desinfección, apoyos logísticos, apoyos a las fuerzas y cuerpos de seguridad del Estado, despliegue de albergues…

20200402 Valladolid 03
2 de abril. Patrulla en la Plaza Mayor de Valladolid. © RC “Farnesio” 12

¿Qué parte de se esfuerzo ha correspondido al Regimiento Farnesio? Pues una vez concluida la participación (de momento), vemos que el Regimiento ha llevado a cabo un tremendo esfuerzo, con ganas e ilusión, ya que en total se han cumplido 184 misiones, en las que han participado 1.389 jinetes. Si se tiene en cuenta que el Farnesio no cuenta con más de trescientos militares, ya puedes hacerte idea del compromiso con el que todos ellos han afrontado la misión.

25ABRC Osorno 04
© Carlos Molero

La mayor parte de esas intervenciones ha sido por el despliegue de patrullas para hacer presencia en localidades de las provincias de Valladolid y Palencia, hasta un total de 133, las últimas de ellas el día 26 de abril. Por otra parte, el Farnesio ha desplegado equipos de descontaminación para reconocer y descontaminar residencias de ancianos o de estudiantes, colegios o cuarteles de la Guardia Civil en las provincias de Palencia, Salamanca, Valladolid y Zamora.

20200407 Mayorga 02
7 de abril. Desinfección del cuartel de la Guardia Civil de Mayorga (Valladolid) © RC “Farnesio” 12

En total, el Regimiento ha cumplido 51 misiones de este tipo, hasta el día 5 de junio, que concluyó la participación en la operación “Balmis” con la descontaminación de una residencia de estudiantes en la ciudad de Valladolid.

Cruz Roja Valladolid
27 de marzo. Desinfección de las instalaciones de Cruz Roja Valladolid. © Cruz Roja Valladolid vía Facebook

De patrulla Balmis por el camino que conduce al final de la Tierra

El nombre de Santiago es una evocación familiar para cualquier soldado de Caballería. El mayor de los hermanos Zebedeo, los “hijos del trueno”, la tiene bajo el manto de su patronazgo desde 1846. Aunque bien es cierto que el ímpetu y la fogosidad del apóstol que predicó en Hispania acompaña a los guerreros de esta tierra desde tiempos que se pierden en la memoria, hunde sus raíces en época de guerras contra los sarracenos, de leyendas y de sueños premonitorios, de combates fronterizos.

Alrededor de Santiago el Mayor, de su enterramiento en tierras gallegas, allá en el fin del mundo llamado Finisterre, y del arca marmórea con sus restos que -cuenta la historia, o la leyenda- descubrió el obispo de Iria Flavia, Teodomiro, después de que un ermitaño, de nombre Pelayo, le informase del avistamiento de unas extrañas luces en el mítico bosque Libredón, se sembró la semilla de un camino de peregrinaje para reforzar la cristiandad frente al evidente peligro musulmán, cuyas huestes en aquellos días se enseñoreaban de España.

25ABR Carrión de los Condes 01
© Carlos Molero

Aquellas fabulosas luces, el campo de estrellas que hoy día apellida a la ciudad de Santiago, y aquellos sorprendentes hallazgos del siglo IX se convirtieron en relatos que primero se difundieron por tradición oral y más tarde se imprimieron -como dicen en el clásico El hombre que mató a Liberty Valance, “cuando la leyenda se convierte en hecho, hay que imprimir la leyenda-”, hasta que con el paso de los años, la semilla germinó en una vía de peregrinación que en todo el orbe se conoce como Camino de Santiago, o Ruta Jacobea, reforzada por bulas, indulgencias y jubileos. Y es a lo largo de un tramo de esa ruta por donde despliega una de las patrullas que la agrupación táctica “Farnesio” tiene empeñadas hoy en la operación Balmis, con la que las Fuerzas Armadas colaboran en la epidemia del coronavirus.

El camino vio un declive en el siglo XIV, años en los que la peste negra asoló Europa e hizo desaparecer a los peregrinos que se dirigían al “finis terrae”. Hoy diríase que la historia se repite, pues la maldita pandemia ha convertido la ruta jacobea en un lugar solitario, en cuyo horizonte no se recorta ahora la figura enjuta y encorvada de ningún caminante que, a buen paso, avanza anhelante hacia el oeste. Ni se oye ninguna plegaria, ninguna imprecación, ningún lamento, ninguna pisada que, a ritmo constante, resbala sobre la grava del camino.

25ABR Carrión de los Condes 02
© Carlos Molero

Hoy, en cambio, la naturaleza anuncia que la primavera se abre paso con el esplendor del verde del cereal, del amarillo de la colza y de los lirios, del ocre de los campos ya sembrados, del azul de un cielo cegador y del blanco de unos cúmulos gigantescos, infinitos, que al tiempo que crecen en tamaño, viran al grisáceo de la tormenta que ya se advierte, y que descargará con toda su fuerza en unas horas. En otro tiempo y en otro lugar, unos guerreros a caballo sin igual como los mongoles, estarían a esas horas acobardados dentro de sus yurtas, temerosos de los ruidos del cielo, que ellos atribuían a la ira de su dios, Tengrit, enfadado un día más con sus criaturas.

Y esa naturaleza exuberante y voluptuosa, como el cuerpo siempre juvenil del amado, como el abrazo que insinúa las delicias de la amada, parece estar al alcance de los dedos con solo bajar el cristal de las ventanillas de los vehículos de estos guerreros a caballo del siglo XXI que ya se aproximan a Carrión de los Condes, en la provincia de Palencia. Y aunque las armas reposan bien custodiadas en la base militar “El Empecinado”, a las afueras de Valladolid, y no hay ningún enemigo visible al que batir, el estilo y la manera de hacer las cosas a lo militar lo domina todo. “De Muñeco para toda la malla, interrogo para control”, transmite el manchego Antonio, que va al frente de la patrulla. Esa es la manera militar de decir lo que, en el mundo civil, cualquiera resolvería con un más prosaico “¿qué tal me oís?”

25ABR Carrión de los Condes 07

Y así todo. Orden, planeamiento, previsión, “hasta para ir a la compra o buscar una novia”, describe con sorna el oficial. Militares 24/7, que se toman muy en serio estas misiones de la operación Balmis, y que consisten fundamentalmente en hacer presencia en miles de localidades del territorio nacional para que la población perciba que sus Fuerzas Armadas están cerca por si precisan de ayuda; y también para recordar las normas de comportamiento que hay que seguir en tiempo de estado de alarma y de confinamiento de la población. Y siempre en colaboración con las fuerzas de seguridad.

Y como tal misión, se ejecuta al estilo militar, con sus órdenes de operaciones transmitidas por la cadena de mando, con sus órdenes complementarias -que en jerga se llaman FRAGO-, sus indicativos de radio, su planeamiento, sus horas de movimiento, rutas, puntos susceptibles de observación, el nombre y teléfono del alcalde de cada población con el que contactar para recabar información y necesidades…

El tributo de las cien doncellas

La patrulla echa pie a tierra en la plaza de Santa María del Camino, en el centro de Carrión de los Condes. El lugar, que en una primavera normal estaría sumergido en el bullicio de los peregrinos que se arremolinarían bajo el pórtico de su iglesia románica, amanece ahora casi desierto. Quizás alguno de esos peregrinos, de rasgos orientales o de habla germánica, haya reparado en algún momento en los capiteles de la puerta sur, en los que los expertos creen ver una representación del milagro de las cien doncellas, otra de esas leyendas envuelta en las nieblas del medievo, y que cuenta que, de aquel centenar de mujeres, las cuatro doncellas que a la villa le tocaba pagar en tributo a las huestes mahometanas salvaron su vida tras rezar a la Virgen y surgir de manera milagrosa cuatro toros que pusieron en fuga a los musulmanes.

25ABR Carrión de los Condes 05
© Carlos Molero

Ese tributo de las cien doncellas y la negativa a pagarlo por parte de otro rey, Ramiro I de Asturias, están en el origen de otro mito, el de la victoria cristiana en la batalla de Clavijo gracias a la intercesión de Santiago el hijo del trueno, quien a lomos de un caballo blanco acometió a las fuerzas del emir Abderramán hasta derrotarlas. De ese mito, nace la invocación guerrera: “¡¡Santiago y cierra, España!!” La misma con que concluye el himno de la Caballería, y que estos jóvenes militares que se aprestan a patrullar por la villa entonan con vigor y orgullo cada 25 de julio.

La presencia de los jinetes de la BRILAT despierta a esta hora de la mañana miradas de curiosidad, un gesto silencioso de agradecimiento de algún paisano, un “buenos días” musitado bajo una mascarilla… En la Plaza de los Caídos, varias mujeres que aguardan en un comercio de alimentación se arrancan en un aplauso espontáneo al paso de la patrulla. Al agradecimiento se une también un pequeño desde el balcón con reja de forja de su casa. El niño parece contar ya las horas antes de poder, por fin, pisar la calle y echar a correr de nuevo. Antonio, nuestro manchego de Farnesio, les devuelve de palabra el cariño: “¡Venga, ánimo, que lo están haciendo muy bien!” Hace unos cuantos siglos, allá por 1340 o así, un vecino ilustre de la villa de Carrión, el rabí Sem Tob ya dejaría escrito en sus Proverbios morales lo que esos aplausos hoy reconocen: “Non hay tan buen tesoro, como el bien facer, ni tan precioso oro, ni tan dulce placer”.

25ABR Carrión de los Condes 08
© Carlos Molero

En la Plaza Mayor, frente al edificio del Ayuntamiento cuyas banderas ondean a media asta, el friso de la iglesia de Santiago -¡cómo no!- se sostiene sobre una arquivolta adornada por figuras que representan los distintos gremios que laboraban en la ciudad. Es una joya del arte románico que evoca el esplendoroso pasado de la villa, como lo es todo el templo, incluido el friso que transporta a quien lo contempla a la Jerusalén celeste mencionada en el Apocalipsis de Juan. De los anhelos y las incertidumbres del Carrión de hoy día, con los pies en la tierra, le habla sin embargo a Antonio el alcalde, José Manuel, en la plaza, mientras la vida cotidiana intenta desperezarse en medio de este largo confinamiento. Un vecino que pasea a su perro, una buena mujer que hace cola en la puerta de la farmacia, aquel otro que, asomado al balcón de su casa, asiste a la escena y saluda al cabo de Caballería que, bajo su ventana, permanece en actitud vigilante.

La patrulla se concentra de nuevo en la plaza de Santa María, en la que se dan novedades del servicio y nuevas instrucciones. Uno de los suboficiales menciona un par de situaciones en las que han tenido que recordar a algún “despistado” las normas de seguridad. Cada vez menos sorprendido y sí más hastiado, desgrana los argumentos ya tantas veces escuchados en respuesta a sus requerimientos de no pasear en pareja por la calle, o no hacer la compra en familia: “que hasta ahora no nos ha pasado nada” o “pues es que no me había enterado”. – “Han pasado cuarenta días, ¡y todavía no se han enterado! No sé en qué mundo viven algunas personas”, concluye antes de abordar los vehículos para trasladarse hasta Osorno, a unos treinta kilómetros.

25ABR Carrión de los Condes 06
© Carlos Molero

Y desde luego que recorrer esos treinta kilómetros por la carretera nacional 120 completamente desierta, que discurre en paralelo con una autovía -bautizada como Camino de Santiago- no más concurrida; atravesar algún pequeño pueblo en el que no se atisba ningún signo de vida, y dejar atrás, con los kilómetros, la silueta de una chimenea en ladrillo medio desvencijada de una fábrica ni sabe cuándo abandonada, de cuya mampostería se ha apoderado ya hace tiempo la vegetación, supone traer a la mente la visión apocalíptica de la nueva Jerusalén.

Para el oficial y los dos cabos que forman la tripulación del todoterreno, en cambio, esa visión de la carretera vacía les trae recuerdos más cercanos, duraderos e inolvidables, que me cuentan. El estado de alarma se declaró en todo el territorio nacional mientras ellos se encontraban de maniobras en San Gregorio, a las afueras de Zaragoza, bastante desconectados de la realidad. Y solo comenzaron a ser conscientes de lo que estaba ocurriendo al regresar a “El Empecinado” por autovías sin tráfico y con áreas de servicio cerradas al público.

¿Patrullar o desinfectar?

Me asalta la duda de que será más agradable, o más interesante, o más cómodo para ellos: una patrulla de este tipo o la desinfección de residencias de ancianos, como han estado haciendo también estas semanas. Me sacan de dudas. En resumen, el servicio no se presta porque sea más o menos agradable. Para ellos, de condición militar, la comodidad del servicio es lo de menos. Y coinciden en que les satisface más desinfectar, a pesar de que, para hacerlo, hayan de vestirse con sus equipos de protección individual, los EPI, diseñados para combatir en un ambiente nuclear, radiológico, bacteriológico o químico. Por encima de la comodidad, está el ayudar a la gente y el poder comprobar, sentir de cerca el agradecimiento de personas, ancianas en su mayoría, que han vivido con aprensión y con miedo los primeros días de la epidemia.

25ABR Osorno 02
© Carlos Molero

En Osorno, el punto de encuentro es la casa de la cultura, junto a la iglesia de la Asunción. Ahí, la alcaldesa, María, pone a disposición de los militares del Farnesio una sala para que puedan comer y atender a sus necesidades básicas… El lugar es modesto, castellano, pero es de agradecer la hospitalidad, y que los jinetes tengan al menos un techo bajo el que cobijarse y una silla en la que descansar. La charla con la alcaldesa es distendida, e insiste encarecidamente en que está a disposición de la patrulla para lo que precisen.

Fuera, en la plaza, los jinetes, cabos y soldados del Regimiento Farnesio, aguardan a comenzar el movimiento. Es curiosa la manera en que se han dispuesto sobre el lugar, controlando los cuatro puntos cardinales, tal y como desplegarían la seguridad en cualquier zona de espera. Aquí en Osorno, se percibe mucho menos movimiento aún que en Carrión. Alguna mirada inquisitiva que se desliza desde detrás de una persiana, el aplauso mudo de un conductor, que desde el interior de su vehículo, saluda a los militares mientras se pierde calle arriba, camino de la plaza Abilio Calderón. De nuevo, la mirada curiosa de un niño desde una ventana que responde, tímido, al gesto de cariño que le dedica uno de los soldados.

25ABR Osorno 01

Si uno consulta los datos disponibles sobre la incidencia de la epidemia por aquí, comprueba que la zona básica de salud de Osorno atiende a unos 2.600 pacientes; y de ellos, tan solo once son casos confirmados de coronavirus. Y aún así, parece claro que sus vecinos se toman en serio las medidas de seguridad. El ritmo de vida este sábado por la mañana de primavera, con sol y temperatura ideal para disfrutar, está al ralentí.

Se escucha el silencio, al que ahuyenta el tañido de una campana y el crotoreo de la cigüeña que desde su nido en la torre de la iglesia, contempla o tal vez vigila a los azores dorados que lucen las boinas de estos soldados de la Caballería de la Brigada “Galicia” VII, y que tiene precisamente en esa rapaz su emblema. Luego, con una cierta indolencia y la elegancia de un vuelo perfecto, se lanza al vacío y se aleja mientras sobrevuela los tejados de alrededor.

25ABRC Osorno 04
© Carlos Molero

También la patrulla, poco a poco, se va desvaneciendo mientras avanza con parsimonia en la soledad de la Plaza de la Iglesia. Otra rapaz -esta sí de carne y hueso-, un milano real, flota vigilante sobre sus cabezas allá arriba, entre el cielo y el suelo. Las sombras de los jinetes se proyectan sobre una plaza en la que tres enormes peluches descansan, inertes, sobre otros tantos bancos metálicos, contemplados por los ojos sin vida de la escultura en bronce con la que el palentino Sergio García rinde homenaje a los cofrades de la Semana Santa osornense. Un penitente de oscuro metal que carga con su cruz, enorme, y que se convierte en el centro de una escena que podría servir de inspiración al apocalipsis de un nuevo “águila de Patmos”.

 

 

 

 

 

 

 

Dragones en la Operación Balmis

Dragón: soldado que hacía el servicio alternativamente a pie o a caballo. (Diccionario de la RAE)

“¡¡¡Sois los mejoreeeeeesss!!!” El estrafalario ciclista levanta el brazo izquierdo con el puño cerrado mientras sigue pedaleando, ante la severa mirada del poeta José Zorrilla, que inmóvil desde su pedestal, parece observarlo. La mirada severa más bien se intuye, ya que el bronce de la estatua amanece hoy más oscuro aún a causa de este cielo plomizo y metálico que avisa de una jornada de agua. Nuestro peculiar Contador parece ahora lanzar una diatriba contra el orbe a voz en grito mientras sigue pedaleando, y su voz rápidamente se va perdiendo calle abajo, igual que el casco gris con el que protege su bullidora testa, ése que se difumina sobre el gris de las fachadas, gris que compite en grisura con el cielo gris de la mañana.

Es otro gris el de la carrocería del vehículo camuflado de la Policía que acaba de detenerse a nuestro lado, como grises -en este caso, gris ceniza- son las boinas de los militares del Regimiento Farnesio que, un día más, se despliegan por Valladolid dentro de la denominada Operación Balmis; ya sabes, la que ha puesto en marcha el Estado Mayor de la Defensa para colaborar con las autoridades civiles en la pandemia declarada a causa del coronavirus.

Operación Balmis
©Carlos Molero

Esas mismas boinas, en las que contrasta sobre el gris el dorado de un metálico azor en vuelo, las están viendo a esta misma hora los vecinos de Oviedo, de Gijón, de Valdés -en Luarca-, los habitantes de Orense, de Pontevedra y de Carballiño. Porque a esta hora, un día más, las unidades que forman la Brigada “Galicia” VII, la BRILAT de toda la vida, están ya sobre el terreno. No sólo los jinetes del Farnesio, también los infantes del Príncipe y del Isabel La Católica, los artilleros del GACA, los zapadores, los logísticos, el cuartel general… A todos ellos les une esa boina gris, el azor con la cruz de Borgoña de su emblema, y una norma de conducta en forma de decálogo, alguno de cuyos preceptos se proclama a los cuatro vientos antes de salir a la misión: “Seré abnegado, cumpliré con ejemplaridad mi deber”.

Como tantas otras unidades militares, el regimiento divide sus esfuerzos en dos cometidos fundamentales: desinfección de residencias de ancianos, y presencia en las calles para verificar que se cumple la limitación de la libertad de circulación de las personas a la que se refiere el artículo 7 del real decreto que declaraba al estado de alarma el 15 de marzo. Y a esa labor se consagra la patrulla designada hoy, al mando del cerverano Diego, de 43 años, un ya veterano con quince de servicio en el Farnesio.

Operación Balmis
© Carlos Molero

Hoy es un día distinto, tras dos semanas de parón de actividad en lo que el Gobierno de España definió en aquel momento como un “permiso retribuido recuperable”. Y los militares del Farnesio, que llevan desinfectando y patrullando prácticamente todos los días desde el 19 de marzo, notan que hay más movimiento en la calle: más personas que caminan, más vehículos que circulan. Nada que ver con el desolador aspecto que el Paseo de Zorrilla presentaba hace unos días, el domingo en el que Jesús Antonio, vallisoletano de 32 años con 13 de ellos de vida farnesiana en la mochila, tuvo el privilegio -por denominarlo de alguna manera- de caminar por sus más de cuatro kilómetros sin que ningún vehículo circulase por la calzada.

“¿Y qué más cosas distintas notáis estos días?”, pregunto. Que hay más pájaros, señala David. O que el ambiente semeja a un holocausto zombi, bromea por su parte Armando, también vallisoletano, 35 años, que va ya para cinco en el regimiento, y quien presume, con razón, de la capacidad que tiene el Ejército de poder funcionar prácticamente de manera autónoma en cualquier situación; y de su capacidad para planear cualquier misión siempre tomando, como punto de partida, el peor de los escenarios.

Educados en la disciplina

Se les nota que tienen ganas de participar, de ayudar en todo lo que se pueda. Y se les nota también que viven con intensidad y responsabilidad la situación excepcional por la que atraviesa la nación. Por eso, tuercen el gesto al ver tanto ir y venir de turismo, tanto peatón de acá para allá. Cada uno desgrana los pequeños hábitos de vida que ha abandonado, las renuncias que afronta en estos días de incertidumbre, y que se impone a sí mismo porque, como hombres educados en la disciplina, así lo recomienda, así lo ordena el Gobierno por el bien de todos.

Operación Balmis
© Carlos Molero

Diego, que también es de Valladolid, tiene 33 años y lleva ocho en el regimiento. Y ocho, el de marzo, es el último día que vio a su mujer; y de eso hace ya casi cuarenta días. David, el de los pájaros, que es otro vallisoletano de 37 años con mucha “mili” en Farnesio -15 años nada menos- tiene a su mujer embarazada, de siete meses. Lleva a rajatabla las medidas de aislamiento en su casa a las afueras de Valladolid. Porque no se perdonaría jamás que, por un descuido suyo, algo le ocurriese a ella o al bebé que a punto está de llegar. El granadino David, 31 años, es por el contrario el más moderno en Farnesio, en el que lleva destinado un poco más de un año (“lo pedí por eso de estar en el regimiento de Caballería más antiguo de Europa”) y tiene asumido que pasarán semanas, o incluso meses, antes de que pueda, de nuevo, volver a abrazar a sus padres allí en Andalucía.

Ellos coinciden en que, en general, los españoles respetan la restricción de movimiento impuesta por el estado de alarma; más en las ciudades y pueblos pequeños que en las localidades de tamaño medio. Y enumeran las situaciones llamativas o los incumplimientos de los que han sido testigos en estos días, y por los que se ven obligados a avisar a las Fuerzas de Seguridad del Estado para la correspondiente propuesta de sanción que éstas elevan ante las subdelegaciones del Gobierno: un bar abierto aquí, un tipo que iba a comprar el pan en un monociclo allá, el peculiar significado que alguno le da a eso de pasear a su perro, el señor mayor que muestra su indiferencia por morirse, de coronavirus o de lo que sea, sin ser consciente de que lo puede propagar a su alrededor…

Operación Balmis
© Carlos Molero

De patrulla por el centro de la ciudad, no tardan los jinetes del Farnesio en toparse con la primera situación incómoda. Un vecino que se dirige a hacer la compra en un supermercado situado a más de dos kilómetros de su domicilio. En unos minutos, la escena volverá a repetirse, con un joven quien, tras comprar el pan en la panadería de siempre, se dirige también al super. En ambos casos, el incumplimiento del confinamiento se resuelve tras la identificación de los dos por agentes del Cuerpo Nacional de Policía y la correspondiente “receta”. Al final, queda un poso un tanto agridulce, pues da la impresión de que en ninguno de los dos haya mala intención. Pero como me insiste David, el granadino, para conseguir el resultado apetecido, hay que ser implacable. Y que hay muchas personas que aún no son realmente conscientes de la gravedad de lo que está ocurriendo.

Resulta curioso observar los gestos de sorpresa de los peatones, o directamente los respingos, cuando se ven sacados de su ensimismamiento por estos jóvenes que visten de verde como la retama o el tomillo, el romero o el pino, un verde salpicado por decenas de manchas pixeladas en marrón, en negro, en gris, en pistacho… con su brazalete de agentes de la autoridad, sus trinchas y sus ademanes, que mezclan cortesía con decisión. No hay que olvidar que estos son soldados de Caballería, y que en ellos es seña de identidad la iniciativa y el carácter “ofensivo”: no esperes a que vengan, ve tú a por ellos.

Operación Balmis
© Carlos Molero

Pasada la sorpresa inicial, y comprobado que todo está en orden, bajo las mascarillas o en el arqueo de cejas se percibe un gesto de alivio en el autónomo que va a la oficina, en la pobre mujer que se acerca a la farmacia preocupada por la receta, en el parado que vuelve a casa con la esperanza del final feliz a su recién terminada entrevista de trabajo. Ese mismo que, instantes antes, ha hecho ademán de enseñarle al vallisoletano Alejandro, el benjamín de la patrulla con sus 23 años, de los que casi dos los ha pasado ya en Farnesio, el justificante de su cita en el móvil. Y en muchas ocasiones, hay una palabra de agradecimiento y de ánimo para los militares. Un invisible sentimiento de compartir un destino común, de enfrentar el mismo desafío igual de invisible.

La patrulla, de la que también forma parte otro vallisoletano, José María, de 29 años y dos de servicio en la Caballería de Farnesio, continúa su lento avance por las calles de Valladolid, atenta a cualquier indicio que les haga sospechar que el confinamiento no se está respetando. Se les ve metódicos y ordenados, en paralelo por las dos aceras de la calle, tal y como avanzarían con sus vehículos de combate en una progresión por el corral de Matías, allá en el campo de maniobras de San Gregorio (Zaragoza), del que hace poco más de un mes volvieron para sumergirse, casi sin hacer alto, en la operación Balmis.

Operación Balmis
© Carlos Molero

Ellos, jinetes que se adiestran para el combate, para la guerra, conocen mejor que nadie los estragos que puede causar el caballo rojo del Apocalipsis, porque muchos los han visto de cerca. Por eso, se sonríen y guardan silencio cuando les pregunto si estamos en una guerra. Quizás esas comparaciones bélicas de estos días, que machaconamente se escuchan en portavoces y medios de comunicación, formen parte del espectáculo de los tiempos actuales; o tal vez incluso de la banalización de la realidad.

De ella trata de despegarse David, el futuro padre, cuando lanza una reflexión al aire, sin destinatario concreto, con la vista perdida -intuyo- en otra estatua, en este caso la del héroe griego Ganímedes, que sobre un águila con alas desplegadas, vigila el centro de la ciudad desde lo alto de la cúpula del antiguo edificio de la Unión y el Fénix. Ante la encarnación del mito de la eterna juventud que representa el joven griego que se adivina allá en lo alto, la terrible realidad sobre nuestra tierra: los miles de muertos de los que se habla no son solo números, son personas que perdemos, se lamenta el bueno de David.

Operación “Balmis”

Le pregunto a mi amigo Juan del Junco si anda estos días enfrascado en esto del coronavirus con su Regimiento, el Farnesio. Me contesta que sí, a tope. Le noto, en sus mensajes de Whatsapp, que está pletórico, con moral de victoria, como dicen ellos.

Juan, te recuerdo, es un amigo que sirve en el Farnesio, y que me cuenta de compañeros suyos que han renunciado a sus reducciones de jornadas para estar disponibles en lo que se les pida, de compañeros que han dado positivo o están en cuarentena y que van tachando los días en el calendario para poder incorporarse

20200324 Valladolid 02
24 de marzo. Patrulla en la estación “Campo Grande” de Valladolid. © RC “Farnesio” 12

De las “tortas” que hay por formar parte de las patrullas para ir donde haga falta. De la propuesta que circula para donar para material sanitario la compensación económica por el servicio que prestan (aunque a ellos no les gusta hablar de esto, lo digo yo para los malpensados: salen a menos de un euro la hora), más allá por supuesto de la “íntima satisfacción del deber cumplido”.

En definitiva, eso: moral de victoria, espíritu de servicio, y disponibilidad absoluta. Le leo y le escucho contarme esos detalles, y me reconforta comprobar que, pese a lo difícil de la situación y de las miserias de otros muchos, aún hay gente que merece la pena.

Cruz Roja Valladolid
27 de marzo. Desinfección de las instalaciones de Cruz Roja Valladolid. © Cruz Roja Valladolid vía Facebook

Y como muy bien explicó en una entrevista el coronel Bustamante -del Mando de Operaciones del Estado Mayor de la Defensa- a Susana Griso en Antena 3, muchos estarán descubriendo estos días la organización y las capacidades con las que cuentan nuestros Fuerzas Armadas.

Desde que el 19 de marzo -recién llegados de un ejercicio en el campo de maniobras de San Gregorio- comenzaron a participar en la operación “Balmis” (aquí puedes ver el motivo por el cual el Estado Mayor de la Defensa la ha bautizado así), los de Farnesio se han desplegado en Valladolid y Palencia, y en otras localidades de ambas provincias, como Dueñas, Venta de Baños, Tordesillas, Aguilar de Campoo, Peñafiel, Zaratán…

Coronavirus VA
19 de marzo. Patrulla en la calle Solanilla de Valladolid.

De patrullas por sus calles, pero también para desinfectar las instalaciones de la Cruz Roja en Valladolid, las de la Asociación Leonesa de Amigos, Familiares y Enfermos Mentales; o los acuartelamientos de la Guardia Civil de Zaratán, de Laguna de Duero, de Peñafiel…

Aquí comparto contigo unas cuantas fotos, en homenaje a la labor de los militares del Regimiento Farnesio, de los jinetes de la Brigada “Galicia” VII; de la BRILAT.

 

Veteranos.- Entrega del premio “Pedro Castillo”

La Asociación de Veteranos del Regimiento Farnesio ha participado hoy en los actos conmemorativos del 371 aniversario de la fundación del Regimiento, que se ha celebrado en la Base Militar “El Empecinado” de Santovenia de Pisuerga (Valladolid).

371 aniversario del RC "Farnesio" 12
Honores al estandarte.

Como en años anteriores, la asociación ha colaborado con el Regimiento en la concesión del premio “Pedro Castillo”, con el que se distingue al mejor jinete de tropa del Farnesio del último año. En ese sentido, cabe recordar que el premio incluye una beca de formación para el ganador, cuyo importe corre por cuenta de la asociación, gracias a las cuotas que aportan sus socios.

371 aniversario del RC "Farnesio" 12
El cabo Manuel Hornero Ortega, del Escuadrón de Plana Mayor y Servicios, recibe el premio “Pedro Castillo”, que le distingue como mejor militar de tropa del Regimiento en el año 2019.

En esta ocasión, el “jinete ejemplar” del Farnesio de 2019 ha resultado ser el cabo Manuel Hornero Ortega, del escuaddrón de Plana Mayor y Servicios del Farnesio, a quien nuestro presidente, José Luis Sumillera Calvo, le ha hecho entrega, junto con el coronel del RC “Farnesio” 12, Juan José Soto, de la beca de estudios.

371 aniversario del RC "Farnesio" 12
El cabo del escuadrón de Plana Mayor y Servicios Manuel Hornero Ortega , premio “Pedro Castillo” 2020, posa junto a algunos integrantes de la Asociación de Veteranos del RC “Farnesio” 12.

Posteriormente, durante el vino español, varios integrantes de la asociación hemos tenido oportunidad de charlar con el cabo Hornero, a quien hemos felicitado efusivamente por la distinción.

Un cumpleaños más del Farnesio y van…

Hoy 7 de marzo de 2020, se conmemora el aniversario del Regimiento. En tal fecha pero de 1649 se firma la patente por la que el príncipe Jorge Cristián de Hessen-Homburg se pone en Mons (Bélgica) al frente de un tercio de Caballería formado por seis compañías que, con el paso del tiempo y cientos de vicisitudes, se convertiría en nuestro actual Farnesio, que tiene ya 371 años.

371 aniversario del RC "Farnesio" 12
Honores al estandarte.

En la liturgia castrense, estas efemérides se celebran con una parada militar y un acto social -un vino español, vamos- en los que uno vuelve a ver caras conocidas y se reencuentra al cabo del tiempo con personas y con vivencias que, por unas horas,  parecen convertirse en el único presente.

Además, el aniversario sirve para entregar condecoraciones a quienes se han hecho acreedores de ellas en el último año, para que el coronel del Regimiento llene el espíritu de los jinetes con unas gotas del orgullo de estar en Caballería, y de estar además en el Regimiento Farnesio. Y sirve también para dar a conocer de manera pública y con cierto realce a aquellos otros que, a su manera, también han hecho en 2019 de lo “farnesiano” un modo de presentarse ante el mundo y los desafíos.

371 aniversario del RC "Farnesio" 12
El general Eloy Celma, antiguo coronel del Farnesio, preside los actos militares del aniversario del Regimiento.

Así, todos podemos conocer y ver al cabo Manuel Hornero Ortega, del escuadrón de Plana Mayor y Servicios, distinguido con el premio “Pedro Castillo” como mejor jinete de tropa del Regimiento Farnesio 12 en el año 2019.

371 aniversario del RC "Farnesio" 12
El cabo Manuel Hornero Ortega, del Escuadrón de Plana Mayor y Servicios, recibe el premio “Pedro Castillo”, que le distingue como mejor militar de tropa del Regimiento en el año 2019.

Y podemos conocer y ver a los nuevos Lanceros de Honor, distinción que este año ha correspondido al coronel de Caballería en la reserva Juan Gallardo Campos, al periodista de El Confidencial Juanjo Fernández y al humorista gráfico del diario ABC José María Nieto.

Y por supuesto, en el aniversario no puede faltar jamás un momento, mientras el clarín va encadenando las notas del toque de oración, para traer al recuerdo a todos aquellos que, bajo la cruz de Borgoña en gules de combate, hicieron de la Caballería su modo de vida.

371 aniversario del RC "Farnesio" 12
“Lo demandó el honor, y obedecieron. Lo requirió el deber, y lo acataron. Con su sangre, la empresa rubricaron. Con su esfuerzo, la Patria engrandecieron”. El recuerdo permanente a quienes todo lo dieron.

¿Sirvió un descendiente de Mahoma en las filas del Farnesio?

La lectura del historial del Regimiento Farnesio depara, a veces, curiosas sorpresas. Releo una vez más lo que en él se narra sobre el año 1808, y en la víspera de la batalla de Bailén, al relatar el combate de Mengíbar, surge un detalle que recoge el conde de Clonard, en los fastos militares del Farnesio, páginas 298 y 299 del tomo XIV: “El diez y seis, muy de madrugada, emprende la división el movimiento con dirección a Bailén, para reconocer los vados de Andújar, y pasan casi por frente del enemigo los tiradores, las compañías de lanceros de Jerez y Utrera y una fuerte guerrilla de Farnesio, al mando del capitán de este cuerpo, D. Miguel Cherif.

Pronuncian los franceses la retirada, dejando en poder de los lanceros una porción de carruajes, salvándose solo su jefe por la velocidad del caballo. Obtiénese este feliz resultado con poca pérdida aunque muy sensible, siendo el bravo Cherif víctima de una bala de los fugitivos, que le rompió ambas muñecas, y le causó la muerte al día siguiente. Era este capitán muy valiente, instruido y apreciable, y nieto de uno de los dos principales próceres marroquíes que viniendo a España, se bautizaron y obtuvieron del rey Carlos III, una especial protección.

Clonard

Sobre ese combate, hay un relato que firma Teodoro Baró en el semanario ilustrado “La velada”, número 9, publicado el 30 de julio de 1892, que proporciona más pistas sobre el valiente capitán Cherif: “Los de Utrera y Jerez alzaron las picas y encima de ellas, los sombreros y dieron vivas tan fuertes que nadie hubiera dicho que estaban en ayunas, como todos. En la parte opuesta, vi a los franceses que se alejaban con mucho orden, haciendo nutrido fuego de fusilería para apoyar la retirada.

El capitán don Miguel Cherif, nieto de los Cherifes de Tafilete, cuyos abuelos se habían acogido a España, mandaba algunos jinetes de Farnesio; se volvió a nosotros y dijo:- Voluntarios andaluces, ¡a ellos!¡Viva el rey!- Estaba hermoso cuando dijo eso. Los de Utrera y Jerez metieron espuelas a los caballos y yo arrimé al mío unas cuantas patadas, y la caballería se echó encima de los franceses, quienes nos hicieron frente y nos soltaron tal granizada de balas que varios de los voluntarios andaluces quedaron en el campo, y mortalmente herido don Miguel Cherif.

lanceros1
Lancero de Utrera, armado con la garrocha. © José María Bueno Carrera

En La Gazeta de Madrid (hoy Boletín Oficial del Estado) del día 26 de agosto de 1808, aparece publicado el nombre del capitán de Farnesio en la página 1.087: “En el día 19, murieron el teniente coronel graduado D. Francisco Cornet, sargento mayor del Regimiento de Caballería Farnesio, y el capitán D. Gregorio Prieto; y heridos los ayudantes D. Josef Daguino y D. Antonio Angulo; al teniente D. Joaquín Tornos y D. Nicolás (sic) Cherif, que se hallaba de comandante de la compañía de lanceros, les fueron atravesadas las dos muñecas con una bala de fusil.

Y todo esto, ¿qué tiene que ver con el profeta Mahoma, te preguntarás? La clave se encuentra en esa referencia a los “Cherifes de Tafilete”, que así de primeras probablemente te suene a chino. Pero mira qué curioso.

Tafilete, también escrito como Tafilalet o Tafilat, es un oasis enorme que se encuentra al sur de Marruecos, cerca de la frontera con Argelia, y que ha estado habitado desde antiguo, por encontrarse ubicado en una ruta caravanera que unía el Mediterráno con el centro y oeste de África.

Tafilalet
Oasis de Tafilalet. Foto de http://culturaoasis.blogspot.com/2013/03/los-oasis-de-tafilalet.html

Allí, en el siglo XIII, se estableció un sabio musulmán llamado Muley Hassan-ben-Kassen, cuya historia cuenta Rafael Mitjana en “En el Magreb-el-Aksa. Viaje por Marruecos”, publicado en 1905. Dice Mitjana: “Hacia el año 1266, se había establecido en Sichilmesa, capital de los territorios de Tafilete, un sabio musulmán llamado Muley Hassan-ben-Kassen, que oriundo de la Arabia, se decía descendiente de Hassan-es-Sebt, hijo de Alí y de Fátima y, por consiguiente, de la sangre del profeta (Fátima era una de las hijas de Mahoma, añado yo). Llevaba Muley Hassan una vida retirada dedicada al estudio y la oración, por lo que era tenido en gran consideración y respeto hasta por los mismos Merinidas que habitaban en Sichilmesa. Sus hijos, primero, y después sus nietos, supieron explotar hábilmente la fama de santidad que dejara, y aprovechando el fanatismo de los árabes, se proclamaron señores independientes de Tafilete, y poco a poco fueron extendiendo sus conquistas, llegando a apoderarse de Fez y más adelante, de casi todo el Magreb. Muley Alí Sherif, que murió en 1632, fue el verdadero fundador de esta nueva dinastía de los Sherifes Filalis, que aún hoy día reina en Marruecos, y su nieto Muley Erraxid llegó a reunir bajo su dominio todos los territorios que se encuentran entre el cabo Nun y el río Muluya, pues hasta la misma ciudad de Marrakesh, último baluarte de los Sherifes Hasaníes, se le entregó en 1668.

El término árabe cherife, jerife o xerife se emplea para referirse a los  descendientes del profeta Mahoma, en especial de Fátima y su marido Alí. De ahí que se denominen a veces como fatimíes o alauíes. Y por eso, muchas veces oirás que a Marruecos se le denomina también el “reino alauíta”.

casaca 1808
Chupa y casaca de Caballería de Línea, de la época de la Guerra de la Independencia.

Cabe hacer mención, por otra parte, al Tratado de Paz y Comercio firmado el 28 de mayo del año 1767 entre el marino Jorge Juan, en su condición de embajador del rey Carlos III, y el sultán Mohamed III, de los reinos de Fez, Mequinez, Tafilete y Dráa, lo que nos lleva a relacionarlo con esa mención que hace el Conde de Clonard a Carlos III en su relación de fastos militares que citaba al comienzo.

Bien, pues de esos descendientes de Mahoma (“cherifes”) que se establecieron en el siglo XIII en la ciudad bereber de Sichilmesa -también llamada Siyilmasa, hoy en ruinas- procedía nuestro valiente capitán Cherif, que mandaba a aquellos lanceros de Utrera y Jérez en el combate de Mengíbar, los célebres garrochistas que tanto impresionaron a los franceses días más tarde en la batalla de Bailén, hasta el punto de convertirlos en el elemento que decidió la victoria para las armas españolas.

BOE
Concesión del mando de una compañía del Regimiento de Caballería de Farnesio al ayudante, graduado de capitán, D. Miguel Cherif. En La Gazeta de Madrid, 1807.

En el blog “Cuadernos de Casa Alta”, puedes leer una entrada que, bajo el título de “Memoria del desarraigo – 1808 La guerra“, nos presenta una descripción -entiendo que novelada- del capitán Miguel Cherif: “La cercanía de Don Miguel le daba confianza. Montado en una yegua ruana recorría las filas dando instrucciones. Aquel hideputa los adiestró hasta la extenuación de hombres y bestias durante diez días en el Campo de Consolación. Evolucionando, cargando y retrocediendo para cargar de nuevo. Cuando la artillería disparó salvas por primera vez a fin de que los caballos se hicieran al ruido, el morcillo coceó, intentó derribarlo y sólo la segunda rienda clavándole el serretón hasta hacerlo sangrar consiguió quitarle el pronto cerril. Con maldiciones entre dientes los caballistas se preguntaban cómo podía resistir tanto aquel manojo de nervios, casi una menudencia sobre la ruana. Lejana su juventud militar, esperaba la vejez entre el campo y las mancebías que se extendían por toda la banda morisca. La vida de trueno se llevó sus dientes dejándole una boca tan consumida que los pómulos amenazaban con romper en cualquier momento el cuero de su rostro, donde lucían dos ojillos claros y maliciosos. Los hombres de las marismas y las dehesas admiraban aquel aire entre distinguido y jaquetón de Don Miguel que sabía administrar, con viejo arte, una marchosería autoritaria y paternal.

Comparto, finalmente, un par de menciones más en distintos documentos sobre el capitán Miguel Cherif. Una de ellas aparece en un documento fechado en San Lorenzo el 3 de diciembre de 1798, dirigido al gobernador del Supremo Consejo de Castilla La Real, en el que se le comunica que “el alcalde de Corte Don Luis Meléndez y Bruna me manifestó que, en la causa que está formada sobre las heridas hechas en la noche del 18 de Noviembre último al primer teniente del Regimiento de Caballería de Farnesio Don Miguel Cherif, se necesitaba de la declaración de Don Francisco Carrión…

La otra cita tiene fecha de 27 de febrero de 1807, una publicación de nuevo de La Gazeta de Madrid en la que se informa de que “el Rey se ha servido conceder empleos […] en el de Farnesio compañía al Ayudante, graduado de Capitán, Don Miguel Cherif […]”

 

 

Veteranos – Convocatoria de Asamblea General

El próximo sábado 14 de diciembre, a las 10:00 horas en primera convocatoria y a las 11:00 en segunda, se celebrará la asamblea general ordinaria de la Asociación de Veteranos de Farnesio.

Entre los puntos del orden del día, figuran entre otros la aprobación para dotar la beca del premio “Pedro Castillo”, la colaboración con la revista Memorial de Caballería, publicación institucional del Arma, la propuesta de actividades para el año 2020 o la propuesta de la junta directiva para la modificación de los actuales estatutos.

Si eres socio, te habrá llegado la convocatoria por correo electrónico. Si no lo has recibido, por favor contacta con la asociación en esta dirección: info.veteranosdefarnesio@gmail.com

El día que el Regimiento salvó a los náufragos franceses de Trafalgar

Lunes, 21 de octubre de 1805. Al atardecer, una terrible tempestad se desata en el Golfo de Cádiz, tal y como habían anunciado los marinos españoles. Los buques que horas antes han estado cañoneándose con furia frente al cabo Trafalgar, tratan de capear el temporal o hacerse a algún puerto en el que fondear.

Uno de ellos es un francés, el Fogoso (Fougueux), un navío construido en 1785, de dos puentes y tres palos, 55 metros de eslora, casi tres mil toneladas de desplazamiento y artillado con 74 cañones, con una tripulación de 750 hombres bajo el mando del capitán Louis Alexis Baudouin. En realidad, para esas horas de la tarde, poco queda de ese Fogoso. Situado en la vanguardia del despliegue táctico de la flota combinada hispano-francesa, ha sufrido tremendos daños en el combate de Trafalgar, hasta el punto de quedar completamente desarbolado y sin maniobra. Restan a bordo más de 500 hombres, heridos, además de 30 británicos pertenecientes a la dotación del navío de línea HMS Temeraire, que está tratando de remolcar al Fogoso hacia Gibraltar.

Trafalgar-Auguste_Mayer
La batalla de Trafalgar, del pintor francés Auguste Mayer (1805 – 1890)

En un momento determinado, la amarra se suelta; y el Fogoso, sin capacidad de maniobra, queda a merced de la tempestad, sin rumbo, hasta terminar estrellándose contra el islote del castillo de Sancti Petri, que dista poco más de mil metros de la costa. Con el casco destrozado, y numerosas vías de agua, el Fogoso se hunde irremediablemente, llevándose consigo la vida de alrededor de 560 hombres.

Cerca de allí, en lo que hoy es la playa de Camposoto, a las afueras de Cádiz, ocho hombres son testigos impotentes de la tragedia. Son Manuel Quimones, Gabriel Martínez, Manuel Cárdenas, Rafael Moras, Miguel Ponce, Antonio Salamanca, Florentino Aguirre y Antonio María Manso. Manso es alférez, manda una patrulla del Regimiento de Caballería Farnesio, 6º de Línea. Ponce, Aguirre y Salamanca son cabos, y Quimones, Martínez, Cárdenas y Moras, soldado del Farnesio. Se hallan desplegados, con otras patrullas del Regimiento, en las playas que van desde Sancti Petri hasta Torregorda, prácticamente a las afueras de Cádiz, en cumplimiento de las órdenes de las autoridades militares del departamento, para proporcionar ayuda a los supervivientes de la batalla que puedan lograr llegar a tierra.

San_Fernando_Cadiz4
Islote y castillo de Sancti Petri, junto al que permanece hundido el buque francés “Fogoso”. Arriba, a la izquierda la playa de Camposoto, en la que permanecían desplegadas patrullas del Regimiento Farnesio, 6º de Línea. La foto es del blog “Castillo de Sancti Petri”. http://castillosanctipetri.blogspot.com/2015/10/c.html

En medio de la furiosa tormenta que a esas horas descarga implacable en el mar y en la costa, los ocho hombres de Farnesio observan atónitos cómo milagrosamente una balsa improvisada, una jangada, se acerca maltrecha hacia la playa con algunos supervivientes del Fogoso.

El alférez Manso, entonces, ordena a su patrulla introducirse a caballo en las bravas aguas del Atlántico, que en ese momento baten con toda su furia, hasta donde las olas lo permiten, y logran -arriesgando su propia vida- rescatar a dieciocho tripulantes del hundido Fogoso, a quienes llevarán a tierra a lomos de sus cabalgaduras, y una vez allí, les abrigarán con sus propias ropas antes de trasladarles en caballo y calesas a un ventorrillo de las inmediaciones (quizás el Ventorrillo del Chato tal y como sugieren en este enlace), donde a expensas del alférez, se les proporcionará algo de queso, pan y vino. Otros dos supervivientes son rescatados en semejantes circunstancias por otra patrulla, que en este caso manda el alférez José Fernández de Castro.

playas-de-cadiz
¿Fueron auxiliados aquí los supervivientes del “Fogoso” el 22 de octubre de 1805? Vista aérea de las playas de La Cortadura y de Camposoto (al fondo), con el Ventorrillo del Chato en primer plano. La foto viene publicada en Cadiznoticias.es https://cadiznoticias.es/ciudadanos-propone-se-ejecute-sendero-peatonal-ventorrillo-chato-molino-del-rio-arillo/

Días más tarde, el 13 de noviembre de 1805, el coronel del Farnesio, José Manso, que ha estado en la costa de la isla de León dirigiendo a sus hombres, remite un escrito al inspector de la Caballería, Diego Godoy, en el que le explica con detalle las labores que, guiadas por el sentimiento de humanidad, ha ejecutado su Regimiento en la costa gaditana:

Cuando veo dado al público y elevado al superior conocimiento del Señor Generalísimo de Su Majestad el aprecio que ha merecido el Regimiento de Infantería de Zaragoza por la parte con que contribuyó en auxilio de los náufragos de resultas del combate del 21 del próximo mes pasado, y que no se hace mención de la eficacia y esmero con que el Regimiento de Caballería de Farnesio, 6º de Línea que está a mi cargo, no solo fue el primero, sino el único que prestó los socorros más oportunos en favor de los infelices náufragos en toda la extensión de la playa de Levante, que media desde el castillo de Sancti-Petri hasta pasada Torregorda, con dirección a Cádiz: creo de mi obligación deber noticiar a Vuestra Excelencia que todo el Regimiento no descansó en los días y noches subsiguientes al combate, con el muy piadoso de socorrer a sus semejantes y custodiar los efectos que el mar arrojó, según mis prevenciones como jefe del Cuerpo y Comandante de las Armas de que estoy encargado, y que felizmente empezaron a tener efecto en la medianoche del día 22 en que el alférez Don Antonio María Manso, con una de las patrullas que corría la playa, logró sacar de entre las olas, y cuanto permitían meterse con los caballos en el mar, a 18 hombres de la tripulación del navío francés “el Fogoso” o Caballo Blanco, que fue el primero que naufragó en dicha costa, saliendo exánimes, y en cueros los más de ellos, los abrigó con la ropa de los soldados y la suya, conduciéndolos en los caballos a un ventorrillo, y a sus expensas se les suministró vino, pan y queso, siendo conducidos desde allí a Cádiz 15 de ellos. Fueron socorridos igualmente y por otra patrulla 2 náufragos que el alférez Don José Fernández de Castro, sin estar destinado a este servicio por entonces, compareció y se halló en tan buena razón que, recogidos los náufragos, los condujo al cuartel que ocupa su compañía, poniéndoles en carros y dándoles alimentos. De estos primeros acaecimientos, di parte el día 23 al excelentísimo señor comandante general de la provincia, cuya superior atención ocupada en gran cúmulo de asuntos, ni le permitieron contestarme ni tenido presente este particular servicio (aunque propio de su deber) con que ha contribuido dicho Regimiento; bien notorio al excelentísimo señor comandante general de dicho departamento, a los demás generales que aquí residen, y toda esta población, como diariamente me lo han manifestado, en elogio de la oficialidad y tropa, como testigos oculares de su incesante trabajo en la playa, conduciendo en sus caballos y calesas cuantos lograron salir a la orilla del mar y custodiando los fragmentos y efectos de los navíos perdidos, que hasta este día continúan en este encargo. Y aunque estos hechos por su publicidad no necesitan de prueba, el adjunto oficio del excelentísimo señor Don Juan Joaquín Moreno, comandante general de este departamento, dará idea a Vuestra Excelencia de lo que expongo en esta única representación para conocimiento de vuestra excelencia y que tenga la bondad de elevarla al del excelentísimo señor generalísimo para los efectos que gradúe la alta penetración de vuestra excelencia, y no carezca este Cuerpo que tengo la honra de estar a su cabeza (como vuestra excelencia a la de todos) de la satisfacción que le resultaría no viendo sepultado en el olvido o silenciado el cumplimiento en sus deberes en crédito de su celo para el mejor servicio del Rey y del Estado. Dios guarde a vuestra excelencia muchos años. En la Isla de León, 13 de noviembre de 1805.

Carta del coronel Jose Manso
Copia de la carta del coronel del Regimiento de Caballería de Farnesio, 6º de Línea al inspector de la Caballería, Diego Godoy, con fecha 13 de noviembre de 1805. Se encuentra depositada en la biblioteca de la Real Academia de la Historia.

Posteriormente, el 22 del mismo mes, es el comandante militar del departamento de Cádiz, Juan Joaquín Moreno de Mondragón y D’Hontlier, quien dirige un escrito, en este caso, al mismísimo “Príncipe de la Paz”, Manuel Godoy, en el que se refiere a las labores desempeñadas por los oficiales y tropa de los Cuerpos de Infantería y Caballería del Ejército, y destaca que “todas las tropas que se emplearon en el socorro de los náufragos en estas costas, han desempeñado a porfia sus deberes con la mayor actividad, constancia, patriotismo y humanidad”. Entre ellas, cita a las patrullas del Regimiento de Farnesio, 6º de Línea, en Sancti-Petri.

Gracias a la colaboración del Archivo Militar de Segovia, es posible acceder a las hojas de servicio de tres de aquellos ocho hombres que componían la patrulla del Farnesio que socorrió a los franceses supervivientes del “Fogoso” en tan infernal jornada, así como la del alférez Fernández de Castro:

Antonio María Manso.- Nacido en el país de Castilla La Vieja en 1784, ingresa en el Regimiento Farnesio, 6º de Línea como cadete el 16 de julio de 1796. Asciende a portaestandarte el 28 de enero de 1801, a alférez el 16 de marzo de 1804 y a teniente, el 23 de julio de 1808. Obtiene el grado de capitán el 11 de agosto de 1808 y el empleo de ayudante el 30 de abril de 1809. Obtiene el grado de teniente coronel el 3 de julio de 1809 y el empleo de capitán efectivo el 26 de septiembre de 1809.

En su hoja de servicio fechada en 1812, se dice que era de calidad conocida y buena salud. De valor acreditado, de mucha capacidad y aplicación, y de buena conducta.

Toma parte en la Guerra de las Naranjas en Portugal en 1801; y posteriormente en la Guerra de la Independencia contra los franceses. Su hoja de servicio detalla que, en esta campaña, participa en los primeros combates contra el invasor en julio de 1808 en Villanueva de la Reina, Arjona, Mengíbar y en la victoriosa batalla de Bailén. Estará además en las operaciones en La Mancha en 1809, incluida la batalla de Ocaña. Forma parte del escuadrón maniobrero del Regimiento, que protege a las fuerzas españolas que se repliegan por el Camino Real hacia Sierra Morena, en especial un batallón de las Reales Guardias Españolas que, en formación de cuadro, viene defendiéndose de la Caballería francesa. Siguió en el repliegue del Ejército español hacia los reinos de Jaen y Granada, desde donde, sin recibir ninguna orden en concreto, se traslada a la isla de León para quedar como agregado en el Regimiento de Caballería de Calatrava.

Bailén 1808
La batalla de Bailén, de Augusto Ferrer-Dalmau

Obtuvo el retiro en clase de agregado en la plaza de Cartagena, con un sueldo mensual de 336 reales y 22 maravedíes, causando baja en el Regimiento Farnesio en la revista de agosto de 1812.

Antonio Salamanca.- Este soldado de Farnesio nace en Santaella (Córdoba), e ingresa como soldado el 10 de junio de 1799. Siempre en el Regimiento de Caballería Farnesio, 6º de Línea, asciende a cabo 2º el 15 de febrero de 1803, y a cabo 1º poco más de un año después, el 24 de noviembre de 1804. Su último ascenso, a sargento 2º, tiene fecha de 1 de mayo de 1809.

Consta en su hoja de servicio que era de calidad honrada y tenía buena salud.

Entre sus méritos de guerra, figura su participación también en la Guerra de la Independencia, que comienza en mayo de 1808. Está presente en las mismas batallas iniciales que su alférez Manso: Villanueva de la Reina, Arjona, Mengíbar, Bailén. Sigue con el Regimiento hacia Madrid y Navarra, y posteriormente combate en numerosas acciones y reconocimientos en La Mancha (Minaya, Yebenes, Ciudad Real, Consuegra, Mora, Villamanrique del Tajo, San Clemente, Almonacid, Ocaña…) Forma parte del escuadrón maniobrero del Regimiento, y asiste a la sorpresa de Torralba el 28 de junio de 1809. Además, participa también en las operaciones de protección de la retirada hacia Sierra Morena y los reinos de Jaén, Granada y Murcia, de las que se menciona su participación en la acción de Baza el 3 de noviembre de 1810.

Figura en su hoja de servicio que deserta con armas, caballo e intereses el 13 de marzo de 1812.

Florentino Aguirre.- Nacido en Rueda (Valladolid) en 1782, sienta plaza como soldado del Regimiento de Caballería Farnesio, 6º de Línea el 14 de abril de 1800. Asciende a cabo 2º el 17 de marzo de 1804 y a cabo 1º el 13 de marzo de 1806. Su siguiente promoción, a sargento 2º, está fechada el 14 de septiembre de 1808, pero ya como integrante del Regimiento de Granaderos a Caballo de Fernando VII, en el que también asciende a sargento 1º el 14 de mayo de 1809.

Caballería
Oficial de Caballería de Línea (1807), de Augusto Ferrer-Dalmau

De él, se informa en su hoja de servicio que era de calidad honrada y salud robusta. De valor acreditado, regular aplicación, suficiente capacidad y buena conducta. En 1810, andaba soltero.

De sus méritos militares, habla su hoja de servicio que participa en la Guerra de las Naranjas de 1801, y en la Guerra de la Independencia, también en los combates de Villanueva de la Reina, Mengíbar y Bailén, en los que fue herido dos veces. En esta campaña, toma parte también en las operaciones en La Mancha.

Vuelve al servicio en Valladolid en el año 1834, tras ser nombrado de oficio por el marqués de Nevares como teniente para el mando de una compañía de Caballería de los Cuerpos Francos de Seguridad para perseguir a las facciones carlistas en Castilla La Vieja. En este servicio, permanece durante dos años, antes de ser propuesto para tomar el mando como comandante del Escuadrón Franco de Burgos del Ejército de Operaciones del Norte en 1837, tras la revista de inspección que le pasa el brigadier D. Antonio González Anleo, que encuentra al escuadrón en estado de “completa desorganización patentemente demostrada por la revista de inspección.”

…los empleos de Plana Mayor de los cuerpos francos han de recaer en individuos que hayan servido en el Ejército, y que tras consultar su hoja de servicio, pasada por el capitán general de Castilla La Vieja, se observa que sólo lo ha hecho en el escuadrón franco de Castilla La Vieja.

Entre la documentación anexa a la hoja de servicio de Florentino Aguirre, se conserva la respuesta, con fecha 27 de mayo de 1837,  que el Inspector General de la Caballería, Valentín Ferraz, da a la propuesta del nombramiento hecha por el General en Jefe del Ejército de Operaciones del Norte, denegándolo con el argumento de que los empleos de Plana Mayor de los cuerpos francos han de recaer en individuos que hayan servido en el Ejército, y que tras consultar su hoja de servicio, pasada por el capitán general de Castilla La Vieja, se observa que sólo lo ha hecho en el escuadrón franco de Castilla La Vieja.

Bataille_d'Ocaña,_19_novembre_1809
La batalla de Ocaña

No obstante, da la impresión de que finalmente sí fue nombrado comandante jefe del escuadrón de Burgos, pues se conserva otro escrito, en este caso del Ministerio de la Guerra, dirigido al capitán general de Castilla La Nueva, que dice:

“He dado cuenta a Su Majestad la Reina Gobernadora del expediente instruido en este Ministerio de mi cargo sobre la instancia de Doña Juana de Raxoy, viuda de D. Florentino Aguirre, comandante que fue del escuadrón franco de Burgos, en solicitud de que se le expida el Real Despacho de aquel empleo, que debió ser extendido  a favor de su citado esposo. Enterada Su Majestad, y en vista de la propuesta que hizo el Señor General en Jefe del Ejército de Operaciones del Norte consultando al expresado D. Florentino Aguirre para el referido empleo de comandante de dicho escuadrón, se ha dignado Su Majestad aprobar este empleo y mandar se expida a la interesada el competente Real Despacho con la antigüedad de 17 de marzo de 1837. De Real Orden, lo traslado a Vuestra Excelencia para su conocimiento a su oficio del 17 del actual. Dios guarde a V.E. muchos años. Madrid, 27 de marzo de 1839. Alaix.”

José Fernández de Castro.- Nacido en Tarrasa (Cataluña), en 1785, ingresa como cadete el 16 de junio de 1797 en el Regimiento de Caballería del Algarve, para pasar al de Farnesio tras su ascenso a portaestandarte el 21 de agosto de 1802. Alférez el 6 de noviembre de 1804, adquiere el grado de teniente el 11 de agosto de 1808 para serlo efectivo el 16 de septiembre siguiente. El 9 de marzo de 1809 logra el grado de capitán, y asciende a ayudante el 30 de abril de 1809. Como capitán efectivo es nombrado el 19 de octubre de 1809. Aparece en su hoja de servicio como retirado el 30 de septiembre de 1809 y vuelto al servicio el 1 de julio de 1814.

A finales de 1814, se le reconoce como oficial de valor acreditado, mucha aplicación y capacidad y buena conducta. Un hombre casado, de calidad noble y robusta salud.

1808
Este era el aspecto de los jinetes del Regimiento de Caballería de Farnesio, 6º de Línea en 1805

En cuanto a sus méritos militares, figura su participación en la Guerra de la Independencia de 1808, al igual que sus compañeros de peripecia en las playas de Cádiz. En las primeras acciones en Villanueva de la Reina, Arjona, Mengíbar y Bailén, así como en las operaciones en el Ebro y posteriormente también en La Mancha, siendo en las más de las ocasiones comandante de la guerilla del Regimiento. Gravemente herido en la batalla de Ocaña el 19 de noviembre de 1809, es cogido prisionero y trasladado a un hospital de Madrid, desde el que posteriormente se escapa y se reintegra al Ejército.

Anexo a su hoja de servicio, figura un documento fechado en 1819 del que se deduce que José Fernández de Castro, por aquel entonces teniente coronel, solicitaba su ascenso a coronel, justificándolo en que no se había tenido en cuenta su comportamiento en la acción de Villamanrique, en la víspera de la batalla de Ocaña, en la que se le dio por muerto.

Según la documentación de la época que se cita en el expediente, el coronel del Farnesio informa de la muerte en Ocaña de Fernández de Castro al general Lacy, a cuyas órdenes se hallaba en ese momento; y que posteriormente, el 5 de junio de 1810 da el coronel un nuevo parte según el cual “el dicho oficial arribó a la playa de Valencia habiéndose fugado de entre los enemigos en Madrid, y se hallaba curando de las heridas que recibió.” Añade que la vacante de ayudante de Fernández de Castro está ya ocupada por el capitán Gaspar Fernández de Bobadilla, pero que puede, sin embargo, pasar a mandar la tercera compañía del Regimiento, que es la que tenía antes de caer prisionero, y así fue aprobado.

La marcha de los Ingenieros
“La marcha de los ingenieros”, de Augusto Ferrer-Dalmau. El Regimiento de Ingenieros Minadores fue la primera unidad militar española que se levantó en mayo de 1808 contra la invasión francesa.

En agosto de 1811, por estar inútil de resultas de sus heridas en acción de guerra, solicita el retiro, para lo que se le apoya la instancia con el sueldo y grado de teniente coronel, empleo éste último que sin embargo, no obtiene.

El caso es que, bien porque hubiese mejorado de sus heridas o no disfrutase en esa situación de retiro, se presenta de nuevo ante el general Lacy, quien lo agrega a su ejército en calidad de capitán vivo de Caballería y lo elige como su ayudante de campo, decisión que aprueba posteriormente el Gobierno por Real Orden de 27 de mayo de 1813.

En 1814, solicita se le expida un nuevo real despacho de capitán del Regimiento Farnesio; sin embargo, el Gobierno entiende que no se encuentra ya en estado de continuar en servicio, por lo que se considera muy conveniente, por el contrario, que se le expida de nuevo su real despacho de retiro, con destino en la ciudad de Burgos, “con opción también a la futura del empleo de Administrador de Correos de dicha ciudad, conforme tenía solicitado”. A consecuencia de este informe, en 3 de junio de 1815 obtuvo Castro el retiro y agregación al Estado Mayor de Palma, en Mallorca, como también el grado de teniente coronel. Y después se le dio esta gracia al Estado Mayor de Valladolid, con permiso de residencia en Burgos.

Por todo ello, el Ministerio de la Guerra, con fecha 13 de diciembre de 1819, entiende que ya se han reconocido los méritos de guerra del teniente coronel José Fernández de Castro al pasarle a la situación de retiro con el sueldo de 900 reales mensuales y el ascenso a teniente coronel, no considerándose, pues, de justicia su ascenso a coronel.

Cruz de San Fernando de 1ª clase

Finalmente, figura un apunte en la hoja de servicios de Fernández de Castro, fechado en 1821, según el cual el 1 de agosto, “reclamó la Asamblea de la Orden de San Fernando la hoja de servicios de este oficial para poder calificar el mérito que había contraído para hacerse acreedor a la cruz de dicha orden que pedía.”

Cruz de San Fernando
Cruz de San Fernando, de 1ª clase, sencilla. La foto es de la Biblioteca Virtual del Ministerio de Defensa. http://bibliotecavirtualdefensa.es/BVMDefensa/i18n/consulta/registro.cmd?id=40073

Y en efecto, en la recopilación de caballeros de la Real y Militar Orden de San Fernando, publicada en 2011 por el Ministerio de Defensa, aparece en el volumen I del Arma de Caballería el capitán José Fernández de Castro, como poseedor de la cruz de 1ª clase, sencilla, concedida por Real Cédula de 19 de octubre de 1822, por su valor y las heridas recibidas durante la Guerra de la Independencia.

Jose Napoleon
El rey José Bonaparte en Cádiz, de Augusto Ferrer-Dalmau

El coronel José Manso continuaría unos años más al mando del Farnesio, 6º de Línea, hasta febrero de 1809, en que aquejado de una grave enfermedad, pasa a convalecer en Linares (Jaén), donde moriría pocos días después.

En cuanto al navío Fogoso, en los años 90 un buceador se topó por casualidad con lo que terminó por ser el pecio a nueve metros de profundidad. En estos años, se han realizado varias campañas de arequeología submarina que han sacado a la superficie objetos variados del buque. Lo puedes ver en este enlace de la revista National Geographic.

Por último, una petición personal. Si te animas, tal vez podías hacer realidad aquel deseo para su Regimiento Farnesio que el coronel Manso expresaba en su carta de 1805 -“la satisfacción que le resultaría no viendo sepultado en el olvido o silenciado el cumplimiento en sus deberes “- y difundir esta pequeña historia dentro de tus posibilidades 😉