Un historial heredado: Cazadores de La Albuera

Un Decreto publicado en diciembre de 1943 ordena la recuperación de los nombres tradicionales que han ostentado los Regimientos del Arma de Caballería en España, además de recoger los historiales de varios otros que a lo largo de la Historia han quedado extinguidos en sucesivas reformas.

De esta manera, nuestro Regimiento recupera su nombre Farnesio -hasta ese momento es el Regimiento Independiente de Sables nº 17- y además pasa a custodiar el historial del desaparecido Regimiento de Cazadores de La Albuera. Hoy te voy a contar algo sobre ese regimiento.

Regimiento Albuera
© Augusto Ferrer-Dalmau

Tomando como referencia inicial lo escrito en el libro “Glorias de la Caballería española”, de Antonio Gil Álvaro (1896), este regimiento de Cazadores se crea en virtud de un Real decreto de 10 de junio de 1855, con el nombre de La Albuera, en memoria de la célebre y gloriosa batalla ganada a los franceses el 16 de mayo de 1811, verificando su organización en Jerez de los Caballeros (Badajoz) con los escuadrones sueltos de África, Constitución y Sevilla. Extinguido en mayo de 1863, por pasar a formar el Tercer Depósito de Instrucción y Doma, vuelve a reorganizarse por Real orden de 6 de julio de 1864, con su mismo nombre y número.

En memoria de la célebre y gloriosa batalla ganada a los franceses el 16 de mayo de 1811
Batalla-la-Albuera-1811-mosxtrem
Recreación de la batalla de La Albuera. Foto: http://www.mosxtrem.com/2015/05/recreacion-batalla-albuera-extremadura.html

Desde su creación hasta su disolución en 1931, el Regimiento de La Albuera ha tenido las siguientes denominaciones:

  • 1855. Regimiento de Albuera, 18º de Cazadores
  • 1864. Regimiento de Albuera, 16º de Caballería
  • 1874. Regimiento de Cazadores de Albuera, 16º de Caballería
Cazadores de Sesma 22º de Caballería
Teniente de Cazadores (1875). La foto está tomada de la web del experto en espadas Vicente Toledo Momparler http://vicentetoledo.es/es/el-alma-de-la-espada/caballeria

No me queda muy claro si el Regimiento llega a lucir como escudo de armas el que Gil Álvaro propone en el libro, pues lo cita en condicional: “Podría servirle como escudo de armas la cruz que se creó para conmemorar la batalla de que lleva el nombre, que está formada por cruz de aspa de San Andrés con los brazos de esmalte rojo y globitos de oro á las puntas, y entre ellos unas llamas de color de fuego y sangre; en la parte de arriba tiene corona de laurel, y en el centro del ovalado escudo campea la cifra de Fernando VII, leyéndose en su dorada orla, sobre campo blanco: Albuera“.

Albuera

Escuadrones del Regimiento de Cazadores de La Albuera toman parte en la Guerra de África (1859 – 1860) y en la Tercera Guerra Carlista (1873 – 1876).

Los soldados de Farnesio que fueron condecorados por el Zar Nicolás II

Hace unos días recibí en la web un mensaje de una persona, Conce, que se interesaba por un abuelo suyo, soldado que fue hace ya muuucho tiempo -más de un siglo- del Regimiento de Lanceros de Farnesio. Me daba una referencia a un blog, y al entrar en él me encontraba con una curiosidad sobre la relación del Regimiento Farnesio con Rusia, y en concreto con el zar Nicolás II.

Todos los de Farnesio conocemos lo de la ‘charosca’ y la coronelía honoraria de nuestro Regimiento que ostentaba el zar Nicolas II (lo puedes leer en este enlace) Y sin embargo, en ese blog de ‘Los cuadernos de Ayala’, he descubierto que unos cuantos oficiales y soldados de Farnesio fueron condecorados por el zar Nicolás II en 1916; y ésta es la pequeña historia de nuestro Regimiento que hoy te cuento.

MundoGrafico
Fotonoticia en el semanario ‘Mundo gráfico’ sobre el entierro en Madrid del embajador ruso en España

El 7 de marzo de 1916, además de conmemorarse el 267 aniversario de la fundación del Regimiento, muere en Madrid el embajador ruso en España, Fiódor Budberg, a quien se conocía en España como el barón Teodoro de Budberg. Nada más anunciarse el fallecimiento, y como es habitual en estos casos, el Gobierno toma las medidas necesarias para dar dignidad de duelo oficial al velatorio y al entierro. Y así, el Ministerio de la Guerra da las instrucciones oportunas para que el féretro, en la legación diplomática, sea velado por una fuerza militar. ¿Y qué unidad en España tiene más relación con la Rusia zarista? En efecto, el Regimiento Lanceros de Farnesio, 5º de Caballería.

Portada ABC
Portada del diario ABC del sábado 11 de marzo de 1916

El jueves 9 de marzo, por la mañana, llega a la embajada rusa en Madrid la comisión del Regimiento, que encabeza su coronel, Rafael Huerta Urrutia, con treinta lanceros del regimiento, que en grupos de cuatro, darán escolta en la capilla ardiente al arca de caoba que contiene los restos del embajador fallecido. Esa fuerza al completo participa al día siguiente, viernes 10 de marzo, en la comitiva que recorre las calles de Madrid hacia el Cementerio Británico donde son dados a la tierra los restos mortales del malogrado Fiódor Budberg, que aún hoy día continúan en el citado camposanto.

En agradecimiento por las muestras de respeto y cortesía, el Zar Nicolás II concede diversas condecoraciones imperiales, entre otros, a los componentes del Regimiento Farnesio que han participado en el homenaje, y que son autorizados a lucir en noviembre de 1916.

Medallasrusas
Distintas condecoraciones imperiales russas, concedidas a los lanceros del regimiento Farnesio. Imágenes obtenidas de ‘Los cuadernos de Ayala’

La lista de los condecorados es la siguiente:

  • Encomienda de la Orden Imperial de San Estanislao: comandante Javier de Mencos y Ezpeleta.
  • Cruz de Caballero de la Orden Imperial de Santa Ana: capitán Genaro Ribot Pau.
  • Cruz de caballero de la Orden Imperial de San Estanislao: tenientes José Marchesi Butler y Joaquín Asenjo Espinosa.
  • Medalla al cuello de la Orden Imperial de San Estanislao: sargento Belisario Calles Pachón.
  • Medalla al pecho de la Orden Imperial de San Estanislao: cabos Francisco Lucas Hernández, Camilo Cuadrado Domínguez, Ignacio Toral García y Ramón Prieto Santiago.
  • Medalla al pecho de la Orden Imperial de San Estanislao: trompetas Sergio Herrero Inés  y Arsenio Santos Sáez.
  • Medalla al pecho de la Orden Imperial de San Estanislao: herrador Eugenio Llanos Castañón.
  • Medalla al pecho de la Orden Imperial de San Estanislao: soldados Avelino Osorio Fernández, Joaquín Fernández Rodríguez, Florentino Manzano Matilla, Sabino García Gago, Luis Gordón Ramírez, Pantaleón González Magro, Santos Rodríguez Macías, Bartolomé Bermejo Gómez, Adolfo García García, Francisco Fernández González, Félix Rodríguez Asensio, Alejandro Rascón Marcos, Sixto Ortega Monge, Nicasio Álvarez Menéndez, Simón Campa Fernández, Victorio Palmero Gutiérrez, Justo García Sanz, José Fernández Fernández, Rufino Cano Redondo, Mariano Arranz Barbolla, Paulino Gómez Juárez y Esteban Pérez Salvado.

Aquí te dejo algunos enlaces, por si quieres averiguar más detalles:

Fiódor Búdberg, el embajador ruso en el cementerio británico de Madrid

Últimas condecoraciones otorgadas por el zar Nicolás II de Rusia a españoles (‘Cuadernos de Ayala’)

La Vanguardia (Jueves, 9 de marzo de 1916)

¿Un picador de Farnesio?

Se llamaba Antonio Marín Herrera, y había nacido en Madrid el 22 de febrero de 1888. Picador de toros, varilarguero como también les dicen, debió de iniciarse en el mundo taurino en 1906, con 18 años.

Se hacía llamar “Cachiporra chico”, y tal y como él mismo recordaba en una entrevista cuyo original aún no he conseguido localizar, “al contratista de la cuadra de Madrid no le gustaba el apodo de “Cachiporra …” y me propuso que lo cambiara por “Farnesio”, no era que hubiese servido en caballería en el tercio del mismo nombre, era simplemente cosa de superior aceptación.”

farnesio

Así pues, él mismo deja claro que no había cumplido su servicio militar en el Regimiento, que sí debía de conocer por lo que se desprende de sus palabras. Tal vez “farnesiano” había sido el tal contratista que le animó a cambiar su ‘nombre de guerra’.

Antonio Marin 02
“Farnesio” poniendo una vara a “Goloso” en la plaza de Las Ventas el 9 de abril de 1917

Nuestro “Farnesio”, que murió en 1968, fue un reconocidísimo picador en el mundo de la tauromaquia, y sirvió en las cuadrillas de varias figuras de renombre, entre ellas el malogrado “Joselito el Gallo”, que moriría corneado por ‘Bailador’ en la plaza de toros de Talavera de la Reina (Toledo) el 16 de mayo de 1920, muerte que presenció en la arena talaverana Antonio Marín “Farnesio”

¿Por qué soy ‘farnesiano’?

Desde pequeño siempre me llamó la atención el mundo militar, curiosidad que fue creciendo durante la adolescencia y siguió y siguió. Pasaron los años, y en mi último año de carrera, me vi en la situación de tener que escribir un reportaje extenso sobre algo, tema libre. Y en la Semana Santa de 1996, me enteré de que el Regimiento Farnesio, el de Caballería más antiguo de España, iba a ser “desactivado”. Por intermediación de un conocido, un día de abril me presenté en el regimiento en Valladolid, en su cuartel “Conde Ansúrez” de la carretera de Madrid -otro día escribiré sobre ese cuartel- a ver qué me contaban.

Allí reinaba un ambiente de desolación, de tristeza por lo que se iba, aunque los pocos que ya iban quedando le ponían buena cara al pésimo tiempo. Yo escuché, observé, me hice mi composición de lugar, lo trasladé a mi texto reportajeado, me pusieron buena nota en la facultad y se lo envié a Miguel, el teniente coronel que mandaba Farnesio en aquel momento; y a Laureano, el suboficial mayor. Supe que mi trabajo les había gustado, hasta el punto de que lo fotocopiaron para repartir entre todos aquéllos que estaban “cerrando” Farnesio.

Leon Combativo
Éste soy yo, en San Gregorio (Zaragoza) Foto: Carlos Molero

Al cabo de unos meses, me propusieron que les echase una mano para elaborar una pequeña publicación que resumiese lo que había sido el Regimiento Farnesio. Esa propuesta trajo consigo para mí entrar en contacto de manera cotidiana con los militares que mantenían viva la llama del regimiento, convertido desde el 1 de enero de 1997 en lo que se denominaba Núcelo de Control de Material “Farnesio” 12, en el acuartelamiento “San Isidro” de Valladolid. Y también, que la pequeña publicación se transformase en un libro, “Lanceros de Farnesio. Historia del Regimiento de Caballería más antiguo de España”, que conseguiríamos que nos publicase la Diputación de Valladolid en el año 2000. Y que me decidiese, ¡sería por falta de tiempo!, a crear una página web totalmente amateur y no oficial sobre el Regimiento, en 1998; y por cuya última versión estás ahora navegando.

lanceros_farnesio

Para mí esa investigación en 1997 fue una bendición, pues me permitió mantenerme ocupado los meses previos a encontar un trabajo como periodista, que para eso había estudiado la carrera. Así que nunca tendré suficiente para pagar el cariño y la camaradería con la que siempre me acogieron en el núcleo Juan Gallardo, Sanluis, Manolo Guerra, Fernandito Jiménez, Escudero, Villafañe, Toribio… Y también Rafa Enciso, que estaba en el núcleo de otro Regimiento, el Almansa, que ya no existe. Y tantos otros…

Pasaron los años, jalonados de conversaciones en la cantina (la S-5) de “San Isidro”, donde progresivamente me iba sintiendo un poco como en casa, conociendo de cerca a los militares: su manera de entender los desafíos, sus preocupaciones, sus cosas buenas y sus cosas menos buenas -que también las hay-. Adentrándome en su idiosincrasia, en sus maneras, en su jerga; en definitiva, derribando los mitos de la infancia y la juventud para construir un sentimiento de sincera admiración por hombres y mujeres dispuestos a darlo todo, hasta lo más valioso, por España.

Desde luego que el año 2003, supuso un cambio radical, un paso adelante definitivo en mi relación con el Regimiento de Caballería “Farnesio” 12. Traslado a la Base Militar “El Empecinado”, a las afueras de Valladolid; y allí, su reactivación como Regimiento de Caballería Ligero Acorazado, de la División Brunete. Vamos, que el Farnesio volvía a la vida, ¡y de qué manera!

000 285
De nuevo en San Gregorio (Zaragoza), en el ejercicio Sirio del año 2006. Foto: RC “Farnesio”12 

Y llegó el día, ése en el que por primera vez pude ver, en el campo, qué era un regimiento de Caballería. Octubre de 2004, en el campo de maniobras de San Gregorio (Zaragoza) Aún recuerdo el trayecto entre el ‘Papa Charlie’ desde el que Pedro mandaba el  Regimiento al vivac del Grupo Ligero -que mandaba Jorge-, a bordo de un VEC del primer escuadrón ligero, para lo que se ofreció a llevarme su capitán, Luis. El cielo completamente azul, la brisa acariciándome la cara mientras sentía cómo la vibración del motor se desparramaba desde los pies por todas mis entrañas en la torre del blindado. Entre frenazos, baches, botes y acelerones, apenas podía creer estar viendo aquello, cómo una sección ligera se ejercitaba en una rotura del contacto, cómo el pelotón de carros pasaba a vanguardia para simular hacer fuego sobre el enemigo y permitir el repliegue de los VEC.

_MG_9178
En el ejercicio León Combativo (2008) Foto: RC “Farnesio” 12

Desde aquel día, experiencias parecidas las he disfrutado unas cuantas veces, seis o siete, u ocho, no estoy seguro, tanto en San Gregorio como más cerca de casa, en el campo de maniobras de Renedo – Cabezón. Y he estado con el Regimiento en Galicia mientras los soldados de Farnesio limpiaban las playas que llenó de petróleo el “Prestige”; y ‘patrullando’ el trazado del AVE en Madrid y Ávila después de los atentados del 11-M. He dormido -o al menos lo he intentado- al raso, o apoyado en el tren de rodaje de un M-60, o en la caja de un camión Pegaso, o dentro de una tienda iglú… No he pasado más frío en mi vida que una madrugada del ejercicio “Dureza Constante” en San Gregorio (2007), metido en la caja de un Patrol a las 04:00 horas con el cierzo soplando a rabiar mientras esperaba a ver el despliegue de un puente de zapadores que facilitase el cruce de un obstáculo por parte de un escuadrón ligero acorazado de “Farnesio”.

D:DCIM100MEDIAIMG_0053.JPG
Con Andrés, viendo hacer fuego a una batería de Artillería en San Gregorio (2008) Foto: RC “Farnesio” 12

El Regimiento me ha nombrado Lancero de Honor de Farnesio, el primer civil así titulado, lo que supone para mí un orgullo sin par. Y en 2013, completamos otro libro sobre el Regimiento, gracias a mi amigo Lucas y su editorial Gallandbooks. Este nuevo, se titula “Altas las frentes y alto el corazón” -con portada del genial Augusto Ferrer-Dalmau-, y lo puedes ver aquí:

altaslasfrentesyelcorazo0149
Si estás interesado en el libro…

Confío en que ya, con el paso de los años, en Farnesio no me vean como un bicho raro -¡es broma, no os lo toméis a mal!-, y se hayan acostumbrado a mis idas y venidas y a mis “chaladuras”. A veces hasta los coroneles me alistan para ir a hablar a los hombres y mujeres, a los jinetes del Farnesio, del regimiento del que forman parte, de ese muy respetable viejo tercio de Hessen-Homburg.

IMG_5822
La última de mis charlas, por ahora, en Farnesio (marzo de 2017) Foto: RC “Farnesio” 12

Yo, para Farnesio, siempre estaré. Buena parte de lo que soy, de mi manera de afrontar los desafíos de la vida cotidiana, de hacer frente a los imprevistos, lo he ido aprendiendo de esta gente de uniforme, que luce el emblema de las lanzas y los sables cruzados; y que siempre, siempre me han tratado genial, con respeto, con cariño, con amabilidad y camaradería. Va por ellos: REGIMIENTO FARNESIO.